El funeral de George H.W. Bush pone en evidencia el aislamiento de Trump


Agencias, Washington

La fraternidad más exclusiva de la nación, el club de presidentes, se reunió el miércoles para llorar a George H.W. Bush, fallecido el pasado viernes a los 94 años, poniendo de manifiesto su incómoda relación con el actual ocupante de la Casa Blanca. El funeral sentó en el mismo banco a los Trump y a los antiguos inquilinos del Despacho Oval y rivales políticos como los Obama o los Clinton.

El difunto Bush fue el presidente de facto de la moderna encarnación del club del presidentes, trascendiendo las campañas contenciosas y las líneas de partido para reunir a personalidades arriesgadas que comparten esa experiencia enrarecida. Pero el grupo serio de ocupantes del Despacho Ovall se ha visto perturbado con la elección de Donald Trump. Desde su toma de posesión, Trump ha rechazado la mayoría del contacto con sus predecesores y viceversa.

Los Bush habían dado a conocer a la Casa Blanca hacía meses que, a pesar de las diferencias de política y temperamento, el difunto presidente quería que Trump asistiera al servicio nacional. Y el actual mandatario ha cumplido con su voluntad, pero la distancia que le separa de los otros se palpó en el ambiente.

Minutos antes de que empezara la ceremonia fúnebre, los expresidentes Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter y sus cónyuges, Michelle, Hillary y Rosalynn, respectivamente, conversaban de forma distendida entre ellos desde sus asientos en la primera fila de la Catedral Nacional de Washington. Los expresidentes se inclinaron sobre sus esposas para conversar entre ellos. Bill Clinton y la ex primera dama Michelle Obama compartieron una conversación tranquila.

La llegada de los Trump arrojó un manto de hielo a las charlas

Pero la llegada de los Trump, minutos antes de la caravana que llevaba el ataúd de Bush, arrojó un manto de hielo a las charlas. La primera dama Melania Trump se acercó primero, saludando a Obama y al expresidente Clinton con un apretón de manos. El presidente luego estrechó la mano de ambos Obamas antes de sentarse, lo que no hizo con la que fue su rival en las elecciones de 2016, Hillary Clinton. Los Carters, por su parte, se mostraron como si no se dieran cuenta de su llegada en absoluto.Después de eso, la pequeña conversación a lo largo de la fila se detuvo en gran medida.

Luego llegó George W. Bush, quien, por contraste, estrechó la mano a toda la fila de dignatarios, y pareció compartir un momento de humor con Michelle Obama, deslizando algo en su mano. Bush tomó asiento frente a los expresidentes, con el resto de la familia Bush.

El saludo entre Trump y Obama fue el primero conocido entre ambos desde el traspaso de poder, el 20 de enero de 2017.

Trump ha tratado de enfrentar con gracia el fallecimiento del anciano Bush, en contraste con los ritmos de gran parte de su tumultuosa presidencia. El republicano llegó al poder tras una campaña en la que atacó duramente a sus antecesores demócratas y se apropió de un Partido Republicano, una vez dominado por la familia Bush.

A pesar del parentesco tradicional entre presidentes, todos los predecesores de Trump han manifestado su incomodidad de diferentes maneras. “Es inusual que a una cuadrilla de expresidentes de ambos partidos no les guste un presidente en funciones y eso es lo que está sucediendo en este momento”, apuntó a la agencia AP el profesor de historia en la Universidad Rice, Douglas Brinkley.

Ocupados con una mezcla de actividades personales, esfuerzos caritativos y, en algunos casos, conferencias pagadas, los líderes anteriores no se mezclan muy a menudo, lo que hace que un funeral en su grupo sea una gran ocasión. Vinculados por la presidencia, tienden a tener precaución en sus comentarios sobre los demás. Sin embargo, todos los expresidentes vivos han apuntado, directa o indirectamente, contra Trump.

El saludo entre Trump y Obama fue el primero conocido entre ambos desde el traspaso de poder

En un discurso en septiembre, Obama criticó las “locuras” que salieron de la Casa Blanca sin nombrar directamente a Trump (como hace cada vez que le reprocha alguna cuestión). El año pasado, el joven Bush pronunció un discurso que confrontó muchos de los temas de la presidencia de Trump sin mencionarlo por su nombre, advirtiendo que “la intolerancia parece envalentonada” y la política de la nación “parece más vulnerable a las teorías de conspiración y la simple fabricación”.

Durante el verano, Carter le dijo a The Washington Post que la presidencia de Trump fue un “desastre”. Y Clinton, picado por la derrota de su esposa Hillary Clinton ante Trump en la carrera presidencial de 2016, comentó a un periódico semanal en el estado de Nueva York después de su sorprendente pérdida que Trump “no sabe mucho”.

Incluso los sentimientos del difunto Bush sobre Trump fueron duros a veces. En el libro de Mark K. Updegrove The Last Republicans, publicado el año pasado, el anciano Bush dijo que Trump era un “fanfarrón”. El difunto Bush dijo que votó por Clinton en 2016, mientras que George W. Bush dijo que votó por “ninguno de los anteriores”.

Related post

X