30 de Julio, 2017 |  Quadratían

Ciudad de México.- En lo que va de este año, 231 migrantes han muerto o han sido reportados como desaparecidos en  la frontera de Estados Unidos con México, reportó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Esta cifra representa un aumento de 38 por ciento con respecto al mismo periodo en 2016, año en el que se contabilizaron 398 muertes en los límites entre ambas naciones.

En 2015, en la frontera con Estados Unidos se reportaron 337 muertes, mientras que en 2014 fueron 307.

En su estadística global, hasta el mes de julio, los fallecimientos y desapariciones de migrantes suma un total de 3 mil 365, en la que la zona del Mediterráneo representó el sitio más mortífero para migrantes, con 2 mil 377 en lo que va del año.

Por otra parte, las detenciones en ese cruce disminuyeron un 40 por ciento en el primer semestre, a 140 mil, lo que significa que los migrantes son menos pero toman rutas más peligrosas, explicó Joel Millman, portavoz en una conferencia de prensa en Ginebra.
El funcionario señaló que las personas que sucumben en el intento de cruzar provienen principalmente de Centroamérica.

“Las muertes parecen ser muchas más de centroamericanos que de mexicanos. Una vez más, al igual que en otras partes del mundo, cuanto más pobre se es más difícil será el viaje y el castigo por ser pobre recae sobre los más pobres”, dijo.

Millman indicó que este año se ha incrementado el número de personas ahogadas al intentar cruzar la frontera por el río Bravo ya que las altas precipitaciones han generado corrientes más fuertes y mayor profundidad en el torrente.

Por otra parte, el portavoz dijo que en estos momentos México está haciendo más detenciones y deportaciones que Estados Unidos, lo que también contribuye a la disminución de los migrantes en la frontera norte del país.