Ericka Gallego |  Martes 8 de agosto de 2017 |  Mexicali

Por los menos dos albergues de la zona centro de Mexicali han recibido y atendido en sus instalaciones a una docena de migrantes procedentes de Venezuela, aunque las altas temperaturas terminaron motivándolos a trasladarse a Tijuana para intentar allá ingresar a Estados Unidos.
Altagracia Tamayo Madueño, activista de la zona centro y directora de Cobina A.C., confirmó que hace unos días su albergue recibió a seis venezolanos que decidieron dejar su país ante la situación política y económica que se vive actualmente.
“Son profesionistas, venían maestros, un ingeniero y una pareja de médicos, les pregunté que por qué decidieron dejar su país y dijeron que porque no hay trabajo, les están racionando la comida y vienen a ver si piden asilo en Estados Unidos o pasarse como todos”.
La activista refirió que el albergue Alfa y Omega brindó asilo a otros seis venezolanos, sin embargo se vieron sorprendidos por las altas temperaturas a pesar de que se mantuvieron en espacios refrigerados.
Indicó que aunque manifestaron tener temor a ser deportados por las autoridades mexicanas, si logran su objetivo de cruzar al vecino país motivarán a otros de sus compatriotas a emprender el viaje hacia la frontera norte de México.
“Dicen que están esperando a varios parientes que vienen también, vienen a pedir asilo; la muchacha con la que platiqué me decía que si les va bien, le van a avisar a varios, porque eran un grupo como de 87 que son amigos, hermanos y parientes”.
La directora de la asociación civil Cobina manifestó que los albergues mexicalenses se encontrarían preparados para atender ahora el éxodo de venezolanos tal como lo hicieron con los migrantes haitianos que arribaron en el 2016, sin dejar de brindar cobijo a los connacionales.

Podrían llegar 6 mil
Tamayo calculó que podrían llegar unos 6 mil venezolanos a las fronteras de Baja California.
La activista en temas de género y migración se dijo preocupada porque los venezolanos sean víctimas de los delincuentes que se dedican al tráfico de personas e incluso éstos elevarían sus costos por cruzarlos a Estados Unidos pues antes de que Estados Unidos endureciera sus políticas migratorias durante la actual administración federal cobraban aproximadamente 7 mil dólares por cruce, pero ahora el “servicio” lo costean hasta en 15 mil dólares.