EDNA JUÁREZ | 07/08/2017 | http://www.elmanana.com.mx |

La única asociación civil que recibe ayuda municipal es Casa AMAR; de enero a la fecha han atendido a 3 mil 300 personas y han recibido 61 mil 160 pesos.

Pese a la crisis migratoria por la que atraviesa Nuevo Laredo, el gobierno municipal no destina el apoyo suficiente a las organizaciones que dan asilo y acompañan a los migrantes que cruzan por esta frontera.

Según los documentos y registros de la Ley de contabilidad gubernamental en el apartado de pagos por ayudas y subsidios que se encuentra en el portal de transparencia del Ayuntamiento, la única asociación civil que protege migrantes y recibe apoyo municipal es la Casa del Migrante AMAR.

El presupuesto señala que de enero a la fecha sólo han recibido 61 mil 160 pesos, es decir poco más de 10 mil pesos al mes.

Datos proporcionados por el pastor Aarón Méndez Ruíz, director de la casa AMAR, refieren que de enero a la fecha AMAR ha atendido a 3 mil 300 migrantes.

“Yo he pedido anteriormente y cada año que se hace el convenio, siempre pido que me apoyen más, no se ha aceptado, siempre quedo igual, siempre pido que me apoyen más y no se da, uno sabe que a veces molestarse o enojarse no soluciona las cosas”, dijo.

Y es que, la casa requiere de pagar facturas, además de alimentos, artículos de higiene personal y ropa para los migrantes que se refugian en AMAR.

“Con esto no se logra abarcar todos los gastos pero bueno, por un lado creo que está mal porque no te abarca para hacer mucho, y yo me siento incómodo porque no alcanzo para comprar cosas básicas y que se necesitan todos los días en la casa”, agregó el pastor.

Dijo que el dinero que le otorga el gobierno municipal lo utiliza para cubrir una parte de la renta y los recibos, la cantidad no siempre le alcanza.

En cuanto a la comida y ropa que se les proporcionan a los migrantes, piden apoyo a la comunidad, para que donen en la medida que les sea posible.

“En alimentación siempre batallamos, dependemos mucho de las ayudas que nos dan las personas, pero la gente no está muy dispuesta a colaborar con los migrantes y no me refiero sólo a mi caso, también con otras asociaciones”, declaró .

De momento la casa atiende a 40 migrantes, todos ellos hombres que buscan cruzar el río y encontrar del otro lado el sueño americano.