15/08/2017  | NOTIMEX

Con la renegociación en puerta del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), México está ante la posibilidad de hacer ajustes en temas como el laboral, salarial y la migración, consideró la perredista Dolores Padierna Luna.

La coordinadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado de la República, dijo que lo que la anima en la renegociación son los temas de empleo, salarios y migrantes, “porque son tres temas que cuando se formalizó el TLCAN en 1993 ya se tenía formalizado un acuerdo de libre circulación de mano de obra y el libre tránsito de mercancías”.

En entrevista con Notimex expuso que cuando se firmó el TLCAN, el documento se incluyó en el anexo denominado Asuntos Laborales. “Ahora, en la renegociación nos podemos traer este acuerdo firmado por los tres países, que mejora las condiciones laborales de todos los trabajadores”, de las tres naciones, específicamente México.

Respecto al tema salarial, Padierna Luna, que forma parte del grupo de legisladores que acompañará la renegociación, recordó que el senador demócrata Bernie Sanders, quien ha hecho una campaña para convencer de que si México eleva sus salarios, ya no tendríamos que competir con mano de obra barata.

Creo que por justicia con los trabajadores de México se deberían aumentar los salarios. Claro que el sector exportador de México sólo aporta 2.5 millones de empleos, de 50 millones de trabajadores en el país, pero ello sería un tema de justicia social que impactaría en toda la clase trabajadora y la renegociación del TLCAN, es el momento oportuno para hacerlo”, opinó.
La legisladora federal consideró que en el tema de los migrantes se debe pugnar por la libertad de tránsito en la región, más aún con la criminalización que se ha dado por parte de gobierno encabezado por Donald Trump, con lo que se comienza a rebasar la cifras de deportaciones en la administración de Barack Obama.

Se debe replicar una región integrada, como la Unión Europea, con pasaportes comunitarios, ferrocarriles que unen países, no se paga por visas o peaje. Esa es una verdadera región integrada”, agregó la senadora del PRD.
Asimismo respaldó la postura del secretario de Economía, Idelfonso Guajardo Villarreal, en el sentido de que se deben buscar mercados alternos para la importación de alimentos y de productos de la canasta básica, todo ello al margen de las negociaciones del TLCAN.

“Debemos apostar por el multilateralismo en materia comercial, sobre todo con China, Japón y América Latina”, planteó la legisladora quien agregó que no sólo sería para la importación de alimentos, sino también para colocar en mercados alternos productos mexicanos.

Consideró que la renegociación que inicia esta semana se da en un contexto diferente al de 1993, “con una reforma en derechos humanos, con cambios legales que tenemos como la fracción octava del Artículo 3 constitucional que obliga a una consulta popular en asuntos de enorme trascendencia para el país”.

Además, destacó la participación del Senado de la República por medio de una “comisión de acompañamiento” al gobierno federal, con lo que se busca corregir el tema de una negociación elitista por el de una consulta de verdad, no simulada, tanto a la sociedad como al Congreso de la Unión.

Creo que lo que debemos corregir es que el Senado no se convierta en un invitado de piedra y sólo le llegue un documento de fundamental importancia y que lo metan a un proceso parlamentario como si fuera cualquier otra ley”, opinó Dolores Padierna.
Consideró muy importante esta “comisión de acompañamiento” que estará presente en Washington en el arranque y rondas de negociaciones, en la primera ronda que será en Washington, y que vea y observe que el gobierno mexicano priorice el interés nacional y no sólo de un sector económico o de una clase política o económica.

El Senado, enfatizó, tiene que darle seguimiento y vigilancia a que lo que acuerde el Poder Ejecutivo sea de interés nacional, además debe empaparse de toda la negociación para que llegado el momento de una eventual ratificación tenga todos los conocimientos para una correcta toma de decisiones y no sólo un voto a favor o en contra sin conocimiento o sin criterios.