POR:GARDENIA MENDOZA | 03 OCTUBRE 2017 |  LA RAZA

MEXICO – La complicidad de los gobiernos locales mexicanos que apoyan al crimen organizado en el tráfico de indocumentados así como las medidas antiinmigratorias en los estados fronterizos que buscan detener el flujo  provocan un coctel mortal para todos aquellos que pretendan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

Así lo explicó el obispo del fronterizo estado de  Coahuila, Raúl Vera, fundador de la Casa del Migrante en  Saltillo, quien advirtió en una conferencia magistral realizado en el Instituto Mora de la CDMX que lo único que se puede hacer contra esta situación desde el gobierno federal es  entregar visados humanitarios para que cesen las persecuciones.

“En el norte como en el sur de México, las atrocidades contra los migrantes no podrían ocurrir si las autoridades no lo permitieran“, dijo el sacerdote quien en los últimos meses ha denunciado hostigamiento por parte del gobierno local y del grupo criminal Zetas debido a una demanda de justicia  ante la Corte Penal Internacional (CPI) por desapariciones y torturas desde el año 2009.

Vera es uno de los miembros más activos del colectivo de organizaciones civiles que en junio pasado llevaron 32 casos con 72 víctimas al tribunal internacional por la participación de policías de ocho municipios del estado que entregaron a personas raptadas (entre ellos algunos migrantes) para entregarlos a la organización criminal.

Algunos miembros de los Zetas procesados en San Antonio, Texas, como el operador financiero Rodrigo Humberto Uribe, declararon ante la justicia que el ex gobernador Humberto Moreira recibía millones de dólares a cambio de permitir a la organización, considerada una de las más sanguinarias del narcotráfico, secuestrar migrantes y blanquear dinero.

“¿Cómo es posible que habiendo tantos señalamientos al punto de que la ONU envié tantas recomendaciones a México para que el Estado Mexicano garantice la vida e investigue los crímenes y no haga nada?“, dijo Vera. “Y lo peor es lo que se viene porque hay muchos repatriados que se quedan varados en las zonas fronterizas y los que vienen de Centromérica huyendo de sus problemas“.

Amén de la construcción del proyecto de construcción del muro.

Organizaciones civiles que trabajan a lo largo de la frontera denuncian que a los problemas denunciados desde hace décadas de extorsiones, secuestros y desapariones en Coahuila se suman en meses recientes las complicaciones para cruzar hacia EEUU desde que Texas aprobó un paquete de acciones contra la inmigración ilegal sustentada con 800 millones de dólares para la contratación de más policías y cámaras de avión para persecución.

“El papa Francisco está dando una solución a esta crisis humanitaria de la migración, advirtió Vera sobre lo que podría hacer México: acoger, proteger, promover e integrar lo que implica dar soluciones alternativas a la persecución y dar mas visados humanitarios“.