Tulancingo, Hidalgo.-  Hidalgo es una de las entidades que proyectan mano de obra a la Unión Americana. Buena parte de ella es de forma ilegal.
En esta época, en la región Tulancingo, comienzan a regresar a su tierra. Paulatinamente se les ve llegar a las casas que han mandado construir “desde el otro lado”.
Llegan en las llamadas “trocas” o, incluso, se les ve bajar de los autobuses, principalmente, son varones, cargados de una maleta y con el acento agringado.
De varias regiones del estado salieron hace poco o mucho para buscar el llamado sueño americano, y a las que regresan en ésta recta final del año.
Llegan hombres y mujeres, con la finalidad de pasar varios días con sus familiares.
Justo en estos días y con vísperas –poco de un mes- a la celebración del 12 de diciembre y, claro está, para la Navidad.

MANO DE OBRA QUE REGRESA
Hidalgo se considera con alto, mediano y bajo flujo migratorio.
San Felipe Orizatlán o Ixmiquilpan son algunos municipios, pero también de la otomí-tepehua, como San Bartolo Tutotepec, Tenango de Doria y Huehuetla.
Por supuesto, de la región Tulancingo, como Santiago Tulantepec y Cuautepec.
Justo a su tierra retornan para encontrarse “con los suyos”.
Ignoran si regresarán.
Las dudas por irse otra vez empezarán a asaltar, pues el solo hecho de pensar en irse a Estados Unidos, en cómo llegarán, el que tal vez la muerte los asalte, es tema que les ocupa.
Analizarán regresar a la tierra de Trump, donde las medidas anti inmigrantes se han recrudecido.