Por: Rubén A. Ruiz |

NOGALES (GH)(GH)

Motivados por la necesidad, un matrimonio dejó a sus tres hijos en la Costa de Guerrero y viajaron a la frontera para cruzar a Estados Unidos, pero sufrieron un grave accidente que casi les cuesta la vida.

Karla Iveth Arellano, de 27 años, sufrió heridas en la cara y golpes en las piernas que le provocaron permanecer inmovilizada y tener que ser rescatada y trasladada en helicóptero.

Su esposo, Jesús Villanueva Chavela, de 24 años, padeció lesiones leves y ambos permanecen en el Albergue para Migrantes San Juan Bosco.

“Quise subir pero mis pies no me ayudaron a subir las piedras y me resbalé, iba hacia arriba por un arroyo seco y ya no pude me resbalé”, platicó la mujer.

Cruzaron por la región de la frontera de Agua Prieta-Douglas y tras caminar por horas el domingo por la noche, en una zona al Oeste de Whetstone, Karla resbaló cayendo al cauce de un arroyo seco, sufriendo fuertes golpes en el rostro.

El joven fue a pedir ayuda en la Carretera Interestatal 90, en un retén migratorio, cuyos oficiales montaron un operativo de rescate y auxiliaron a la pareja.

No alcanza

Jesús laboraba como albañil y tenía un sueldo de 200 pesos diarios; en tanto Karla se empleaba temporalmente vendiendo chicharrones y elotes preparados, pero lo que ganan no les alcanza para mantener a su familia.

Sus tres hijos, de 7, 6 y 3 años todos varones, los dejaron con una de las abuelas y ellos esperaban llegar al Estado de California, donde tienen conocidos que podrían ayudarlos.