Por: Uniradio Informa – 25 Septiembre 2018

Por: José Luis Camarillo

TIJUANA.- Entre connacionales y extranjeros que llegan a Baja California, huyendo de la violencia de sus lugares de origen, los albergues que les dan un techo han aumentado su recepción en 300%, señaló la trabajadora social del Instituto Madre Azul, Mary Galván.

Resaltó que muchos de ellos son originarios de Centroamérica, pero una gran parte también la ocupan personas de Michoacán y Guerrero. Todos con la idea de obtener asilo político en Estados Unidos.

Aunque persisten, recalcó que la cantidad de Venezolanos y haitianos es cada vez menor, aunque para diciembre es posible que con las políticas antiinmigrantes del presidente del vecino país, Donald Trump, las deportaciones y repatriaciones se disparen y comiencen los “grandes” movimientos de personas hacia esta parte del país.

“No quieren quedarse en Baja California, su idea es llegar a Estados Unidos”, resaltó.

Recordó que los problemas principales por los que huyen son el crimen organizado en sus ciudades o países, los asesinatos de familiares, amenazas, extorsiones y cobros de piso.

Por otra parte, lamentó que su odisea por llegar aquí no concluya en paz, ya que muchos migrantes, en su gran mayoría hombres, han denunciado que las autoridades los detienen para extorsionarlos y quitarles su dinero, por lo que piden apoyo para que este tipo de agresiones se detengan.