|ESPAÑA|08 DE JUNIO DE 2020|FUENTE: RTVE.ES|FOTO: ARCHIVO|

Hace dos años que James Rhodes se unió a una campaña liderada por cientos de organizaciones sociales  para pedir una ley integral de protección a la infancia y esa fuerte lucha tendrá sus frutos. Todo apunta señala que por fin el gobierno dará luz verde este martes  a la aprobación  de La Ley orgánica de protección integral a la infancia y a la adolescencia, lo que supone ” una oportunidad real de mejorar la vida de los niños y las niñas ha garantizado el pianista británico.

“Ya es tarde para mi pero para otros niños no”, ha recalcado  James Rhodes durante una entrevista de prensa virtual, en la que han participado diferentes organizaciones que protegen a la infancia y victimas de agresión sexual.

Antes de que los participantes en el encuentro telemático hayan desglosado una a una las implicaciones que tendría esta ley para la infancia, el director general de Save the Children, Andrés Conde, ha subrayado la importancia del consenso paralitico para  conseguir que la protección de la infancia en España quede por encima de cualquier disputa partidista.

Para el presidente de la Plataforma de Infancia, Carles López, si mañana se aprueba la ley será “un día de celebración” porque España se situará a la vanguardia de la protección de los derechos de la infancia” en todo el mundo.

Lo mismo opina el presidente del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, Luis Pedernera, que lo describe como “un paso trascendental en la validación de un instrumento jurídico que, sin duda, va a beneficiar la vida de niños y niñas”.

“El profesor que me encontró con sangre derramándose por mis piernas e histérico después de que me violaran no hizo nada. Si en aquel entonces se hubiera promulgado esta ley habría estado legalmente obligado a hacer algo. En la situación de entonces los abusos persistieron durante muchos años y… qué asco”, ha compartido el músico, a quien todavía le cuesta, dice, hablar de aquellas duras vivencias.

James Rhodes seguirá trabajando para mejorar la vida de los miles de niños que cada año sufren violencia de algún tipo y no parará ni siquiera cuando la ley finalmente esté aprobada.

En 2018, el último año del que hay datos oficiales, hubo 24.409 denuncias por delitos violentos contra menores y esos datos, recalcan desde Save the Children, “no son más que la punta del iceberg”. Todavía no hay datos oficiales de cómo el periodo de confinamiento ha repercutido en los niños y niñas, pero Conde advierte que ha habido “un aumento importante” de la violencia contra ellos respecto al año anterior.