| CIUDAD DE MÉXICO | 10 DE JULIO DEL 2020 | POR JAIME ZAMBRANO | FOTO: ARCHIVO | 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, realizaron un reconocimiento, al menos, de palabra, a la comunidad mexicana que vive en el país del norte y que está luchando todos los días por una mejor realidad. Al mediodía del miércoles 8 de julio, en la Casa Blanca, López Obrador resaltó que México respaldó con mano de obra de los migrantes durante la Segunda Guerra Mundial y expresó que la comunidad mexicana, en la actualidad, ya alcanza los 38 millones.

“La historia, la geopolítica, la vecindad y las circunstancias económicas de ambas naciones ha impulsado de manera natural un proceso de migración de mexicanas y mexicanos hacia Estados Unidos y se ha conformado aquí una comunidad de cerca de 38 millones de personas, incluyendo a los hijos de padres mexicanos”, resaltó.

López Obrador expresó que la comunidad migrante de origen mexicano es “buena” y “trabajadora” y llegó a ganarse la vida de manera honrada y “mucho ha aportado” al desarrollo de Estados Unidos. Por la noche del miércoles, en la cena que ofreció a la delegación mexicana en Washington DC, Trump no habló directamente de los migrantes ni ofendió a los mexicanos; sin embargo, tal vez, por motivos políticos y de cara a la lucha por la reelección, reconoció las contribuciones de los “mexicanos-americanos”.

“En los Estados Unidos, las contribuciones extraordinarias de mexicanos-americanos se sienten en todas las industrias, las comunidades y en todos los lugares de nuestra nación”, resaltó Trump. Las crónicas de los presentes revelan que, en la cena ofrecida en la Casa Blanca, Trump bromeó diciendo que se había portado bien y se había controlado al no mencionar el tema “espinoso” del muro fronterizo.

Ambos mandatarios realizaron un “pequeño” espacio en sus discursos para referirse a los mexicanos y ojalá que en el futuro se muestren acciones concretas para terminar con los abusos de los que son víctimas los migrantes. López Obrador, después, aclaró que no se reunió con la comunidad migrante ante la emergencia sanitaria con el objetivo de evitar contagios de coronavirus.

Al final, la vida continúa y los migrantes seguirán luchando todos los días para obtener recursos que les permitan mejorar su nivel de vida y mandar remesas para sus familias en México, lo cual, se traduce en un importante impulso a la economía nacional.