TEXAS. PRISCILLA ALVAREZ. 28/07/21.

Según una declaración obtenida por CNN, otros dos informantes han denunciado que los menores migrantes alojados en las instalaciones de Fort Bliss, cerca de El Paso, Texas, recibieron una atención inadecuada.

Entre los problemas se encuentran la mala gestión por parte de contratistas privados, la escasez de ropa interior y otras prendas de vestir, y la ansiedad entre los menores al no saber qué les espera después, según los informantes Arthur Pearlstein, director del Servicio Federal de Mediación y Conciliación, y Lauren Reinhold, abogada asesora de la Administración de la Seguridad Social.

Pearlstein y Reinhold gastaron personalmente “cientos” en libros, juegos y otros artículos para los niños, según la denuncia, para compensar las deficiencias del centro.

La denuncia de este miércoles es la segunda presentada por el Government Accountability Project en menos de un mes que evidencia los problemas de Fort Bliss.

Durante la primavera, el gobierno de Biden estableció más de una docena de sitios de admisión de emergencia para mitigar el hacinamiento en las instalaciones fronterizas y dar cabida a un número récord de menores migrantes no acompañados. Las instalaciones son supervisadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), encargado del cuidado de los menores migrantes. A finales de julio, solo quedaban abiertos cinco centros de acogida de emergencia, según el HHS.

Entre los sitios de admisión más grandes se encuentra una instalación en Fort Bliss que tiene una capacidad potencial de hasta 10.000 camas. Los abogados que han visitado previamente la instalación la han comparado con el “almacenamiento” de cientos de menores.

“En múltiples ocasiones, a grupos de niños a los que se les dijo que se iban a casa y que ya habían llegado al aeropuerto para tomar un vuelo, se les dijo de pronto que era un error y los llevaron de vuelta al centro”, se lee en las denuncias. “De hecho, en al menos dos ocasiones, se forzó a los menores que ya habían subido a los aviones a bajarse”.

Informantes denuncian las malas condiciones de las instalaciones de Fort Bliss para menores migrantes