HONG KONG (CNN). NECTAR GAN, JESSIE YEUNG. 23/07/21.

Cuando las olas de calor récord azotaron el oeste de América del Norte y las inundaciones mortales azotaron Alemania, los crecientes riesgos asociados con el cambio climático acapararon los titulares y provocaron discusiones generalizadas en Occidente.

Los científicos han estado advirtiendo durante años que la crisis climática amplificaría el clima extremo, haciéndolo más mortífero y más frecuente. Y las últimas catástrofes se ven como un recordatorio oportuno de que la amenaza podría golpear mucho más cerca de casa de lo que algunos podrían pensar.

Pero esta semana, con gran parte de la provincia central china de  Henan devastada por lluvias récord, hubo pocas referencias a la crisis climática más amplia entre los funcionarios, científicos o medios estatales chinos.

El silencio es aún más conspicuo dado lo mucho que las autoridades chinas han enfatizado lo extremo y la rareza del clima. En un momento, la capital provincial de Zhengzhou recibió casi 200 milímetros de lluvia en una hora. En solo tres días, tuvo 610 milímetros, o casi un año, de lluvia, según la estación meteorológica de Zhengzhou.

La estación meteorológica de Zhengzhou lo llamó un aguacero de “una vez en 1.000 años”. El Departamento de Recursos Hídricos de Henan fue un paso más allá y afirmó que los niveles de lluvia registrados en algunas estaciones solo podían verse “una vez cada 5.000 años”.

Pero el jueves, el periódico estatal chino Global Times dijo que Ren Guoyu, un experto en jefe del Centro Nacional del Clima de China, “descartó la conexión entre las fuertes lluvias en Zhengzhou y el cambio climático global”. En cambio, atribuyó la inundación a una “circulación atmosférica anormal a escala planetaria”, según el informe.

Liu Junyan, líder del Proyecto de Clima y Energía de Greenpeace Asia Oriental, dijo que sin el impacto del cambio climático, “es muy difícil imaginar que se producirían lluvias tan extremas en una ciudad del interior, como Zhengzhou”.

Pero además, aseguró que es raro que las autoridades meteorológicas y climáticas chinas reconozcan una posible conexión con el cambio climático después de sucesos extremos, porque dicho análisis requiere más investigación y datos. “Por precaución, básicamente evitan hablar de eso”, dijo. Los medios estatales rara vez informan sobre estas asociaciones, agregó.

Eso contrasta radicalmente con la forma en que los científicos del clima y los medios de comunicación han respondido en Occidente. Si bien se necesita un análisis completo para confirmar hasta qué punto los cambios en el clima de la tierra han afectado eventos climáticos extremos específicos, muchos expertos coinciden en que la tendencia es clara.

Los científicos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de las Naciones Unidas, por ejemplo, realizaron un análisis de atribución rápido, que encontró que las olas de calor del oeste de América del Norte hubieran sido “virtualmente imposibles” sin el cambio climático.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, dijo más tarde que estaban “claramente vinculados” al calentamiento global.

No es que los líderes chinos no admitan que el cambio climático es real. Por el contrario, el presidente Xi Jinping quiere que China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, se convierta en un líder mundial en la crisis climática. El año pasado, se comprometió a alcanzar las emisiones máximas nacionales antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2060, lo que se ganó el elogio internacional.

 

MÁS INFORMACIÓN EN: https://cnnespanol.cnn.com/2021/07/23/lluvias-mil-anos-devastaron-centro-china-habla-poco-cambio-climatico-trax/