TAILANDIA. GRUPO MILENIO. 26/07/21.

Ante una nueva ola de casos de coronavirus en Tailandia y un sistema sanitario saturado, un grupo de tailandeses decidió arriesgar su salud y comenzar a brindar atención y suministros a pacientes que necesitan ayuda ante el covid-19.

En el área de Samai de Bangkok, el grupo de voluntarios Samai Will Survive, del equipo del empresario Ekapob Laungprasert, ha trabajado las 24 horas del día, respondiendo a unas cien llamadas de emergencia diarias de pacientes con covid que no pueden obtener la ayuda que necesitan.

No pasa mucho tiempo antes de que estén en acción: Malee es una mujer que dio positivo a covid-19 y cuya respiración ha empeorado repentinamente. El grupo, que usa equipo de protección personal, brinda oxígeno y la tranquilidad que tanto necesitan a Malee y su esposo, un oficial del ejército que también tiene el virus. “Perdí la esperanza incluso con el ejército. Llamé a los médicos de los hospitales de campaña. Todo lo que me dijeron que hiciera fue enviar información, sólo enviar información”, dice Worawit Srisang. “Obtuve las mismas respuestas en todas partes. Al menos estos chicos nos visitan en persona. Lo que el paciente necesita es la oportunidad de ver a un médico, no sólo enviar información”.

La situación de Tailandia es dura. En la actualidad hay alrededor de 15 mil nuevos casos confirmados por día y sigue aumentando. Sólo en Bangkok, 20 mil personas esperan una cama de hospital. Por eso, los héroes caseros como Ekapob y su grupo, que compran equipos y suministros con donaciones públicas, son una red de seguridad esencial, ganando un tiempo crucial tanto para los pacientes como para un sistema de atención médica sometido a una tensión severa.

Hay otra llamada: una anciana con síntomas de covid-19. Pero no está en condiciones de esperar en la fila durante horas en un centro de pruebas aglomerado, así que por el momento está atrapada donde está. “La abuela no puede hacerse la prueba, así que está enferma en la cama. Si queremos enviarla al hospital, nos pedirán el resultado de su prueba. Así que estamos de vuelta en un círculo, porque les pedimos que hagan la prueba”, dice Ekapob, mirando por la ventana. Es muy probable que tenga covid-19. Todos los miembros de su familia ya dieron positivo. Después de una revisión, los miembros de su equipo deciden que ella no está en peligro inminente. La conectan con oxígeno, vuelven en la noche y pasan con el siguiente caso.

Ahora hay un intenso debate en Tailandia sobre el lanzamiento nacional de la vacunación. Muchos tailandeses están enojados por la lentitud y la falta de responsabilidad percibida por el hecho de que sólo alrededor del 5 por ciento de la población está actualmente completamente protegida.

La mayoría de las muertes ocurren en privado. Pero no todos. La semana pasada, un cuerpo permaneció durante horas en una calle de Bangkok, provocando la ira de un primer ministro avergonzado.

El sábado por la noche, Ekapob y su equipo ven exactamente cómo puede suceder eso, ya que son llamados a una mujer sin hogar que muestra signos de contagio. Mientras los cautelosos residentes observan desde la distancia, el equipo se acerca para realizar una prueba rápida. A los pocos minutos tienen el resultado: positivo. Después de hacer algunas llamadas telefónicas, Ekapob le encuentra un lugar en una instalación donde la puedan observar mientras espera una cama en un hospital. Al menos tiene posibilidades de luchar. Sin los voluntarios, es probable que ella no tuviera ninguno.

Desde que comenzó la pandemia en Tailandia, ha habido 497 mil 302 casos confirmados de covid-19 y 4 mil 059 muertes.

MÁS INFORMACIÓN EN: https://www.milenio.com/internacional/voluntarios-tailandeses-ayudan-personas-covid-19-fotos